Autoestima y TDAH I: tener y construir una autostima positiva

Autoestima y TDAH I: tener y construir una autostima positiva

Con este post queremos resaltar la importancia de tener y construir una autoestima positiva y la relación que esta tiene con los afectados de TDAH y además, en una segunda parte, facilitaros una recopilación de recursos y técnicas para trabajar y fomentar la autoestima con vuestros niños. 

¿Qué es el TDAH?

El TDAH es un trastorno de origen neurobiológico que se caracteriza por el déficit de atención, impulsividad y/o por hiperactividad excesiva e inapropiada para la edad del niño. 

¿Qué es la autoestima?

Para poder definir la autoestima, debemos definir en primer lugar qué es el autoconcepto ya que ambos conceptos tienen una relación muy estrecha y no se puede entender uno sin la presencia del otro.

El autoconcepto es la opinión que cada uno tiene de sí mismo refiriéndose a cómo nos vemos física, personal y socialmente . Esta descripción se realiza a partir de la imagen que la persona capta de sí misma en los principales contextos en que se mueve: escolar, social, familiar, laboral, a lo largo de su vida.

Una vez que hemos formado un autoconcepto de nosotros mismos, entonces construimos nuestra autoestima que hace referencia al sentimiento de aprecio que tenemos sobre nosotros mismos .

 Según esto Las bases de la autoestima se empiezan a construir en la infancia

 La suma de ambos conceptos Es una visión de nuestra persona y esta visión va cambiando a lo largo de la vida en función de las experiencias, las circunstancias y el contexto que nos rodea.

 

Image by smengelsrud on Pixabay 

Image by smengelsrud on Pixabay

Un niño, puede pensar que tiene una inteligencia normal (autoconcepto) y ello le desagrada ya que la querría tener superior (autoestima).

Si la diferencia entre la imagen que tiene de sí mismo y la ideal es muy grande, la autoestima será baja; si la diferencia es pequeña la autoestima será alta. 

Las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida plantea. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen autolimitarse.

 

«La autoestima es la confianza en nuestra capacidad de pensar, en nuestra capacidad de enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida. La confianza en nuestro derecho a triunfar y a ser felices; el sentimiento de ser respetables, de ser dignos, y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias, a alcanzar nuestros principios morales y a gozar del fruto de nuestros esfuerzos

Natahniel Branden

¿POR QUÉ LA MAYORÍA DE NIÑOS CON TDAH TIENEN BAJA AUTOESTIMA?

 Satir (1980) demostró que el valor que los niños se asignan a sí mismos depende en gran medida del valor que le otorgan los miembros cercanos de la familia y el entorno.Hay estudios que demuestran que los niños con TDAH se valoran a sí mismos más negativamente, con más problemas, más impopulares y menos felices que los niños de su misma edad. Más del 50% de niños con TDAH presentan problemas emocionales como: sentimientos depresivos, sentimientos de desconfianza, inseguridad o baja autoestima. Ello puede deberse a diferentes motivos, entre otros: 

  •  Los niños con TDAH son más difíciles de educar, y por ello suelen recibir con más frecuencia información negativa sobre su comportamiento. A menudo se les dice “no grites”, “compórtate” “¡vuélvelo a hacer!” “¿Por qué has de ser tú siempre el que lo haces mal?”, “¿Por qué nunca haces los deberes?” “Siempre te estoy repitiendo las cosas, ¿es que no me puedes hacer caso a la primera?”.
  • Estos niños crecen sometidos a un mayor número de fracasos y errores. Se esfuerzan para hacer bien las cosas, para agradar a los demás, pero los resultados no siempre son positivos y cometen más errores que los demás incluso si se esfuerzan más.
  • A raíz de este esfuerzo sin éxito se sienten indefensos “no sé que puedo hacer, haga lo que haga fracaso”.
  • A menudo se le presentan tareas o actividades que le exigen una atención o autocontrol al que no están capacitados para afrontar, aumentando así su sensación de frustración o fracaso.
  • Un niño que no se ve capaz de controlar lo que hace, lo que dice o lo que siente,debido a sus dificultades en el autocontrol, es un niño que no se siente competente en sus habilidades sociales y tiene problemas en sus relaciones con los demás (amigos, compañeros de clase, hermanos,…). . Desearía tener más amigos, no tener que pelearse, asistir a más fiestas de cumpleaños, etc.
  • Tras fracasar en algunas tareas, los adultos, poco a poco, dejan de ofrecerle responsabilidades por miedo a que no las cumplan, el niño lo recibe como un mensaje negativo que le dice “no te lo dejamos hacer porque no serás capaz”, entonces, el niño no se siente competente ni seguro de sí mismo.

 

En el contexto escolar, el niño se evalúa y compara con lo que le enseñan que debe ser el “estudiante ideal”. El niño con TDAH, generalmente con bajo rendimiento académico, compara su rendimiento con el de sus compañeros o amigos encontrando a menudo muchas diferencias (“he necesitado toda la tarde para hacer este trabajo, mientras mis amigos jugaban a fútbol”).

Si no es tratado adecuadamente no sólo continuará teniendo dificultades para atender y controlar sus impulsos sino que llegará a rechazarse a sí mismo, a la escuela, a los compañeros o amigos y/o incluso a la familia, mostrándose desmotivado para superar sus dificultades.

 

Tenemos que pensar que cualquiera de nosotros cuando debemos enfrentarnos a algo que nos cuesta o desagrada preferimos evitarlo o rechazarlo, por lo tanto, en muchas ocasiones, el niño con TDAH con una autoestima baja, ante tareas que le resultan complejas prefiere no realizarlas , pudiendo expresar esta baja autoestima de varios modos :  

• “no lo quiero hacer, pues me cuesta y no lo conseguiré”, este niño expresa abiertamente sus dificultades.

• “lo haré después, ahora no puedo”, hace intentos para evitar la tarea, no expresa abiertamente sus dificultades y trata de esconder su sentimiento de incapacidad.

• “no lo pienso hacer, esto es para niños pequeños, es una tontería, es super fácil”, de forma encubierta lo que nos está expresando es que le resulta difícil y se enmascara haciéndose el “chulo”. Es importante no confundir a este niño con un niño con una alta autoestima.

 

¿CÓMO PODEMOS MEJORAR LA AUTOESTIMA DESDE CASA?

 

Para mejorar la autoestima desde casa se pueden tener en cuenta las siguientes consideraciones:

Comentarle todos los aspectos positivos de su conducta. Hará falta que elogiemos y felicitemos cualquier conducta que para él sabemos resulta difícil (debido al trastorno) incluidas aquellas que a nosotros nos parezcan “lo normal” . 

Ayudarlo a analizar correctamente sus problemas. Por ejemplo si mientras hace sus deberes, comete errores y cuando le corregimos dice cosas como “es que soy tonto”, debemos ayudarle a analizar que no ha sido una cuestión de inteligencia sino de atención (decirle: “te has distraído”).

Ayudarlo a aceptar sus propias limitaciones. Para conseguir que el niño se acepte a sí mismo hace falta primero una aceptación por parte de quienes le rodean, valorando y aceptando sus competencias y dificultades. A través de la empatía, dando a conocer al niño que comprendemos sus sentimientos o preocupaciones, podemos ayudarle a que entienda que todos tenemos dificultades en algunas áreas y capacidades en otras.

Tratarlo siempre con respeto. Evitar frases como “eres malo” o “eres un irresponsable” e intentar substituirlas por “entiendo que te de pereza pero recuerda que cuanto antes lo acabes antes podrás ir a jugar” o “si dejas tus juguetes desordenados después te costará encontrarlos”. Evitar en todo momento comentarios que ridiculicen lo que dice o su comportamiento. Evitar también el lenguaje irónico, ya que éste es ambivalente (las palabras dicen una cosa pero en realidad el mensaje es otro, como: “sí, sí… , supongo que lo harás igual de bien que siempre, ¿verdad?”).

 

¿CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA EN EL AULA?

Un niño con baja autoestima dentro del aula mostrará un rendimiento inferior al que querríamos. Por ello la importancia de dedicar tiempo a incrementarla. Podemos tener en cuenta las siguientes orientaciones:

Aceptar las dificultades que supone tener un alumno con TDAH en clase (supondrá supervisar más a menudo su agenda pues le costará anotar los deberes de forma correcta y no utilizarla como medio de transmisión de mensajes negativos sobre su conducta o rendimiento).

Una vez conocidas estas dificultades es más fácil identificar sus esfuerzos y elogiarlo cuando realice alguna cosa bien hecha. Hace falta que le felicitemos y le reconozcamos sus éxitos, por pequeños que sean, y siempre teniendo en cuenta el grado de esfuerzo que para él ha supuesto.

Ofrecer un mayor grado de confianza en él y en sus competencias. Decirle: “ayúdame, me gusta saber que puedo contar contigo”. Poco a poco ir ofreciéndole mayor número de responsabilidades, aunque requieran de nuestra supervisión. Así, a su lado, a la vez que iremos reforzando sus pequeños éxitos le dedicaremos ayuda, tiempo y afecto.

Intentar modificar nuestro lenguaje para evitar el tan temible NO (“no corras, no has hecho los deberes, no molestes a tus compañeros...”).Practicar la comunicación asertiva, donde le diremos al niño lo que esperamos de él mostrándole cuál es la conducta adecuada (decir: “camina despacio” o “me alegro mucho cuando traes los deberes”).

Evitar la acusación, la ridiculización y la falta de respeto. Para expresar sentimientos negativos, cuando estamos enfadados con él, es muy conveniente utilizar la siguiente fórmula: “yo me siento...” “cuando tú...” “porque…” (Ejemplo : “yo me siento triste cuando tú no traes tus deberes porque veo que no avanzas todo lo que podrías”).

Potenciar actividades que fomentan la integración social del niño con TDAH dentro del grupo-clase (trabajos en grupo, dinámicas, juegos…).

 

Image by Ben_Kerckx on Pixabay

Image by Ben_Kerckx on Pixabay

 

 

Y hasta aquí la primera parte del Post TDAH & AUTOESTIMA. En la segunda parte os aportaremos técnicas, actividades y recursos para fomentar la autoestima con vuestros pequeños. ¿Qué os ha parecido? ¿Vosotros como tratáis la autoestima con vuestros niños?

Dejadnos comentarios, ¡nos encantará leeros!