Materiales para trabajar las Emociones en el TEA

Los niños con trastorno del espectro autista (TEA) tienen enormes fortalezas (minuciosidad, honestidad, bondad, pasión por los detalles) y a la vez  suelen tener dificultades  en la comprensión y expresión del lenguaje, en las habilidades sociales y en la gestión de la conducta y  para reconocer y controlar sus propias emociones. Sin embargo, es posible trabajar y mejorar su desarrollo afectivo y emocional, y así ayudarle a interactuar de manera más adecuada en relación con las personas que le rodean. Por tanto, es muy importante el trabajo de conceptos relacionados con la inteligencia emocional y social.

Diverse friends covered with emoticons

Las personas tenemos 6 emociones básicas: asco, miedo, sorpresa, alegría, enfado y tristeza, las cuales son esenciales para construir el resto de emociones complejas que somos capaces de sentir como la vergüenza, la culpabilidad, la confianza, la timidez, la anticipación, el orgullo, etc.

Los niños con TEA también tienen dificultades para utilizar las emociones en sus interacciones sociales, como por ejemplo, mal interpretando las situaciones y respondiendo con emociones que no son adecuadas para este tipo de situación.

De la misma manera, pueden tener problemas para comprender las emociones de las personas que les rodean debido a la manera en cómo analizan sus rostros y expresiones, ya que suelen hacerlo de una manera más aleatoria del habitual. Suelen pasar menos tiempo en mirar a los ojos y se centran más en los movimientos de la boca. Esto significa que la información que reciben del rostro de la persona no describe exactamente cómo se siente.

 

Recomendaciones para trabajar contenidos de Educación Emocional con personas con TEA:

  • Para facilitar la comprensión, los grupos de trabajo deben ser pequeños (3- 5 alumnos máx.). De esta forma, podemos atender mejor a las necesidades de cada uno y, sobre todo, facilitar un ambiente más estructurado y calmado para trabajar.
  • Las personas con TEA necesitan tener su tiempo bien estructurado, por tanto les ayuda y les calma saber qué va a pasar en cada sesión de trabajo. Para ayudarles, nada mejor que anticipar de forma clara y explícita en qué va a consistir la sesión.
  • Para hacer la actividad más amena e interactiva y mantener su atención durante la sesión, se deben proponer varias actividades y juegos adaptados a la edad, el nivel de comprensión y sus capacidades. Si se introducen personajes o temas de su interés en la sesión, potenciamos la motivación y por tanto, la participación.
  • La presentación de los contenidos debe ser muy clara y visual. Las personas con TEA son «pensadores visuales«, por tanto toda la información verbal que les llega por la vía auditiva, apenas es asimilada.
  • Se pueden utilizar por ejemplo, presentaciones de power point en las que se puede hacer visual cada nuevo concepto, se puede secuenciar la actividad en tantos pasos como sean necesarios, se pueden añadir y manipular fotos, vídeos, imágenes, etc.
  • En las actividades que usan vídeos para introducir un tema, éstos deben ser de corta duración (no exceder de 4 min). Vídeos más largos suelen ser complejos de seguir por la mayoría de los alumnos. Además, se pueden hacer paradas en el vídeo y realizar preguntas sencillas sobre el contenido del vídeo que se acaba de ver.
  • También es importante promover la participación de todos los miembros del grupo en la actividad e intentar que interaccionen entre ellos .
  • Se deben establecer turnos para trabajar la espera y el respeto del turno, y garantizar que todos intervienen en la sesión a través de preguntas personalizas (si los alumnos no son lectoescritores o les cuesta expresarse verbalmente, pueden utilizarse dibujos o pictogramas).
  • En relación al lenguaje, hay que utilizar oraciones sencillas y aclarar conceptos para facilitar el seguimiento. Además, se debe evitar el exceso de información verbal o necesidad de leer textos porque dificultaría la comprensión. El lenguaje utilizado en la presentación y, el del propio profesional, debe ser siempre claro, corto y conciso. En el caso de utilizar como herramienta de apoyo una presentación o diapositivas de power point, cada una de ellas debe contener poca información. Por ejemplo, una pregunta y una imagen. Eliminando elementos distractores que no tengan que ver con la actividad.

Aquí os dejamos una recopilación diversa de materiales, publicaciones, cuentos y vídeos para trabajar las emociones :