Family trip on the beach illustration

Preparando las vacaciones I

Las vacaciones de verano suelen ser períodos de disfrute para toda la familia, pero también puede ser un período sumamente estresante, Las familias de personas con TEA lo saben bien saben debido a todos los cambios que implica, ya que las rutinas son más complicadas de mantener y si los niños son sensibles al ruido , el estrépito de las vacaciones puede ser una nueva fuente de ansiedad.pero no queremos que olvides que se trata de descansar, desconectar, probar cosas nuevas y, en definitiva, recargar las pilas. 

En este primer post para preparar las vacaciones os vamos a comentar algunas recomendaciones que nos hacen el DR. Gary Goldstein  (Autism Speaks y Kennedy Krieger Institute) y otros para planificar las vacaciones y en la segunda parte del post haremos una recopilación de actividades para hacer durante el verano.

 

  • Planea con anterioridad todo lo que sea posible. Elabora una lista de actividades que puedan ayudar a tu hijo a llenar su tiempo donde quiera que estéis.
  • Anticípale. No esperes a que lleguen las vacaciones para cambiarle la rutina a tu familiar sin previo aviso. Ensaya y haz “role playing” con los niños para ofrecerles tiempos de práctica con anterioridad de modo que puedan enfrentarse mejor a las nuevas situaciones sociales con las que se van a encontrar, o trabajad juntos una historia social que incorpore todos los elementos de los próximos eventos o visitas para que estén mejor preparados ante esas situaciones. Utiliza algún sistema de anticipación (agendas visuales, calendarios, etc) para comunicarle lo que va a ocurrir . El objetivo es que conozca cuándo empieza el cambio y cuándo termina.
  • Si vais a visitar a familiares o amigos, asegúrate de que haya un lugar tranquilo y sosegado donde retirarse un momento en caso de ser necesario.
  • Mantente alerta a los signos de ansiedad o estrés, incluyendo el incremento en conductas como canturreos o balanceos – estos son indicadores de que ha llegado el momento de tener un descanso.
  • Ten un Plan B. Si crees que alguna situación a la que te vayas a enfrentar puede ser un foco de estrés para la persona con TEA, lo mejor es que tengas un plan que te ayude. Un ejemplo de estas situaciones pueden ser los momentos de espera en los restaurantes. Para afrontar dichos momentos,  puedes llevar un objeto con el que la persona se pueda entretener  u organizarte con otra persona para que de un paseo  hasta que la comida llegue.
  • Involucrar a los jóvenes con autismo en actividades repetitivas como por ejemplo hacer collares con abalorios, sin olvidarnos de la importancia de conceder elecciones.
  • Intentar relajarse y pasar un tiempo agradable de vacaciones. Si estáis tensos vuestro hijo se va a dar cuenta de que algo no va bien. Las vacaciones son para todos los miembros de la familia, así que lo ideal es que las actividades  que se realicen sean placenteras para todos. Si vas a hacer alguna actividad que sabes que a la persona con TEA no le gusta, y puede no hacerla, no la fuerces, te evitarás y le evitarás pasar por una situación desagradable. Pero tampoco dejes de hacerla. Si te apetece mucho busca apoyo en otras personas para que puedan quedarse con ella mientras tu realizas la actividad. Esto te permitirá recargar las pilas, objetivo primordial de las vacaciones.
  • Dar a vuestros familiares una lista de ideas elaborada por sus profesores y terapeutas.
  • No proteger a vuestros hijos de la familia extensa. Todos los miembros de la familia necesitan entender los retos a los que os enfrentáis.
  • Haz fotos y elaborad un álbum con ellas, escribiendo debajo de las mismas una sencilla frase explicativa. De este modo cuando alguien pregunte a vuestro hijo sobre las vacaciones él va a poder utilizar este álbum como apoyo visual y así poder explicar las cosas que ha hecho.
  • Establece una rutina La mejor manera de reducir los problemas que conllevan los cambios de rutina es crear, en la medida de lo posible, una nueva rutina que sustituya a la anterior, de esta manera la persona con TEA se sentirá más segura. Recuerda que estamos en vacaciones, así que la rutina puede establecerse a partir de sus intereses y actividades de ocio, sin olvidar las obligaciones, es una buena recomendación mantener, en la medida de lo posible el horario de las rutinas básicas (comer, dormir, aseo personal…)
  • La Comunicación es clave : Darle Información. Durante este periodo es muy probable que surjan situaciones nuevas en las que la persona con TEA no ha participado nunca. Utiliza distintos apoyos (guiones  visuales, historias sociales, etc.) para que pueda participar  y disfrutar de la mejor manera posible de estas actividades.

Family trip on the beach illustration

 

Enlaces Interesantes :

Tengo un hijo/a con TEA: Preparando los cambios del verano

Autismo: viajar en avión con un niño TEA

Testimonio: » La Bestia Negra de sus vidas : El verano con Autismo» 

Manual de Consejos para Padres con niños con Autismo para viajes en Avión 

 

 

Esperamos que estas Recomendaciones os ayuden a planificar vuestras vacaciones, que ¡ya están a la vuelta de la esquina!, y contadnos: ¿qué planes tenéis para las vacaciones?¿Cómo las planificáis? Estaremos encantados de leer vuestros comentarios, ¡Nos leemos en el siguiente post!